Receta: Sal marina en escamas para aderezar un delicioso brownie casero

El brownie es una receta americana de finales del siglo XIX que los europeos, y más en concreto los españoles, hemos adoptado sin pensárnoslo dos veces. Y no nos extraña, la verdad, porque ¿quién se resiste a un delicioso brownie de chocolate? El chocolate, precisamente, es el ingrediente principal de esta maravilla de la repostería. De hecho su nombre viene del color que otorga el chocolate a este jugoso bizcocho, ya que brownie en su traducción literal vendría a ser algo así como “marroncito”.

Ingredientes para preparar un brownie casero

-200 gramos de chocolate fondant (mejor si es de una pureza alta, sobre el 70-80% de cacao).
-4 huevos.
-70 gramos de harina.
-200 gramos de azúcar.
-200 gramos de mantequilla.
-15 Nueces.
-Sal marina en escamas.

Cómo preparar un brownie casero con sal marina en escamas

Lo primero y fundamental es precalentar el horno a 180º para que vaya tomando temperatura mientras preparamos la mezcla que nos dará como resultado el brownie.

En un cazo a fuego lento, fundimos 120 gramos de chocolate fondant y la mantequilla, prestando mucha atención para que no se queme la mezcla. Una vez fundido, reservamos.

Mientras chocolate y mantequilla se van fundiendo, en un cuenco depositamos los cuatro los huevos, el azúcar y la harina (mejor si la tamizamos antes), y lo mezclamos bien, preferiblemente con batidora. A esta mezcla, unimos el chocolate y la mantequilla fundidos, y volvemos a remover (o batir en su defecto) para que todos los ingredientes se integren. Cuando ya tenemos la mezcla definitiva, troceamos al gusto las 15 nueces y las añadimos a la misma.

¿Hasta aquí bien?

Pues ahora ya solo queda depositar la mezcla en un molde para horno untado con mantequilla para evitar que se pegue (también se puede utilizar papel de horno para ello) e introducirlo en el horno, ya calentado a 180º, durante unos 25 minutos, que pueden ser unos pocos más si el molde que hemos utilizado es de paredes altas. No obstante, siempre que se pueda, para el brownie se recomiendan moldes de paredes bajas. Es muy importante prestar atención al tiempo ya que el brownie es un bizcocho que se caracteriza por la textura jugosa de su interior, así que no conviene que se pase y se endurezca demasiado.

Pasados estos 25 minutos, extraemos el bizcocho del molde y ya estaría listo para servir. ¿Pero nos vamos a conformar con esto? Para nada. Si nos ponemos, nos ponemos. Aquí la recomendación de la casa. Mientras el bizcocho se hace en el horno, funde los 80 gramos de chocolate fondant que no hemos utilizado anteriormente. Así, cuando el brownie salga del horno podrás echárselo por encima y darle el toque definitivo esparciendo unas escamas de sal marina por la superficie, un crujiente bocado de sal marina que acentuará el sabor del brownie.